España se queda sóla en su batalla inquisicional contra de la homeopatía médica y medicinas naturistas.