…a los homeófobos se les acaban los argumentos