Parece que a nuestra querida “Pseudoministra” de Sanidad se le ha atorado la mente en cuanto a la “memoria histórica” de la medicina.

y ahora además pretende censurar Internet… ¡gran ejemplo de libertad de expresión y democracia!