Democracia primero, prohibir lo último