Té verde para prevenir

el cáncer de próstata

Un estudio publicado en “Cancer Prevention Research” señala que el polifenon E reduce la incidencia del cáncer y ralentiza su progresión

  El té verde podría reducir la incidencia del cáncer de próstata y ralentizar su progresión, según sugiere un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro para las Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana (Estados Unidos) publicado en la edición digital de la revista Cancer Prevention Research (doi:10.1158/1940-6207.CAPR-08-0167).
 
Concretamente, los resultados de la investigación mostraron que los hombres con cáncer de próstata que consumieron los componentes activos del té verde mostraron una reducción significativa en los marcadores de suero que predicen el avance del cáncer de próstata. En palabras del Dr. James A. Cardelli, director del estudio, “el agente investigado utilizado en el ensayo, el polifenon E, podría tener potencial para reducir la incidencia y ralentizar la progresión del cáncer de próstata”.
 
El té verde es la segunda bebida más popular en todo el mundo, y algunos estudios epidemiológicos han mostrado sus beneficios para la salud, incluyendo una menor incidencia del cáncer de próstata. Sin embargo, en los ensayos clínicos se han presentado resultados contradictorios. Hasta el momento se han realizado pocos estudios que, como el actual, evalúen los cambios en los marcadores biológicos que podrían predecir la progresión de la enfermedad.
 
Para ello, los científicos evaluaron los efectos de suplementos a corto plazo de componentes activos en el té verde sobre los marcadores biológicos en suero en pacientes con cáncer de próstata. Los marcadores incluían el factor de crecimiento de hepatocitos (FCH), el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) y el antígeno específico de la próstata (PSA). Tanto FCH como VEGF son buenos indicadores del pronóstico de la enfermedad.
 
 
Polifenon E
 
En el estudio participaron 26 hombres de entre 41 y 72 años diagnosticados con cáncer de próstata y a los que se les iba a extirpar el órgano. Los pacientes consumieron cuatro cápsulas que contenían polifenon E el día antes de la cirugía, equivalentes a unas 12 tazas de té verde en infusión. El tiempo medio de estudio en los pacientes fue de 34,5 días.
 
Los resultados mostraron una reducción significativa de los niveles plasmáticos de, entre otros marcadores, FCH, VEGF y PSA después del tratamiento, unas reducciones que en el caso de algunos pacientes fueron superiores al 30%. Además, se registraron pocos efectos secundarios y el funcionamiento del hígado fue norma